Tu conoces tu empresa… el nuevo no

Sí, el título es una obviedad pero resulta que, para muchos, esto no lo es tanto. Y siguiendo con la lista de destructores de moral y motivación, acá va otro de esos que dejan un gusto a rancio en el paladar de los nuevos empleados: La inducción del nuevo personal.

Te ha pasado alguna vez que, siendo el primer día en la nueva empresa, nadie te presenta a nadie? No sabes quienes serán tus compañeros de trabajo? No te han presentado el proyecto en el que trabajarás? Nadie sabe muy bien quién es esa persona nueva que ahora camina por los pasillos?

A mi me ha pasado un par de veces.

Lugares de trabajo en donde todos parecen estar subidos a un tren, al que llegas tarde, ya está en movimiento, y no estás seguro que ese sea el tren que debes tomar. Solo ves pasajeros que te miran por la ventanilla con una cara que no puedes descifrar, y te hace pensar en si es efectivamente hacia dónde tienes que ir. Básicamente tu cara es esta:

Esto se debe a la asucencia total de una correcta inducción de parte de la empresa hacia tu persona. Con suerte podrás hacerte tu lugar, con el pasar del tiempo, pero esto tomará bastante tiempo, tal vez meses. Algo que pudiese haberse solucionado con una correcta inducción.

Lamentablemente muchas empresas no está preparadas para esto, no lo entienden, o simplemente piensan que es gastar dinero y que, tarde o temprano, el nuevo se adaptará. Por el contrario, esto puede destruir por completo la moral de esta persona ya que, al ingresar a un nuevo grupo, necesita del mayor apoyo posible para poder adaptarse de forma fácil. Descubrir cosas mientras se trabaja puede generar frustraciones, más si esas cosas descubiertas son las que atañan al puesto de dicha persona.

Como decía, he pasado por todo tipo de empresas. Algunas con inducciones excelentes, donde se invertía una semana entera para capacitar a los nuevos, hasta aquellas que ni siquieran presentaron mi posición al resto de los empleados. Esto último, haciendo que tras cada pedido de mi parte hacia algún subordinado directo, este se negara por pensar, por ejemplo, que él era mi supervisor.

En definitiva, hay muchas formas de realizar estas inducciones. Hay fórmulas básicas para seguir, pero no quiero ponerme a listar qué se debería hacer. Lo que sí voy a remarcar es lo que decía en el título: El nuevo no conoce tu empresa… trabaja para que lo haga en el tiempo más corto posible.

Anuncios

3 comentarios on “Tu conoces tu empresa… el nuevo no”

  1. Rubén dice:

    GENIALLLLL…. Ciero, muy pero muy cierto!!!

  2. Hola Matias, es muy cierto lo que decis, pero que piensas de sitios como glassdoor o afines ?

    • Pienso que son interesantes para ver la visión de personas que hayan trabajado en esas empresas y ayudan, en muchos casos, a escuchar la campana que no siempre se escucha.

      De cualquier manera la inducción es siempre un proceso interno que intenta transmitir las formas de trabajo y la cultura de la empresa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.