Asesinos de equipos

Con todos los cambios por los que he pasado recientemente se me ha hecho imposible continuar con algunos posts. Espero que se normalice todo y pueda volver a escribir. En todo caso, esta es una entrada para intentar re arrancar, desde el celular, con muchos errores.

Ya sabemos que hay malas empresas, malos managers, malos equípos, malos individuos en un equipo.

Yo los he tenido a todos y alguna vez he sido alguno de ellos. Con los años pulí muchas de mis equinas evitando seguir siendo un mal jugador en equipo. Por esto es que trataré de enumerar las lijas y limas y cinceles que he usado en este viaje.

Confianza

Uno de los primeros destructores de equipos, personas y empresas es la falta de confianza.

Es tan simple como decir: si no confías en tu equipo… Para que lo tienes?

He visto este comportamiento tóxico en muchas empresas, equipos y personas. Comportamiento que proviene, generalmente, desde un particular superior en escalafón empresarial y castiga al resto de los individuos de un equipo.

Esta desconfianza se suele ver cuando esta persona dirige, ordena, sin escuchar. No importan las propuestas, siempre estarán mal si provienen del equipo.

Suele verse también en comentarios de auto validación. Esta persona emite un juicio negativo sobre un subordinado cuando el mismo no está presente. Esta persona espera que alguien le diga: sí, estás en lo cierto.

Puede que la persona criticada requiera de atención. Pero la crítica siempre será para validar el punto de vista del generador de desconfianza. Nunca para pedir consejos en cómo solucionar el problema.

Generalmente esto se traduce en micromanagement. Una enfermedad empresarial que estupidiza hasta al más apto. Hace que la gente se transforme en un ente reactivo que espera que le digan que hacer. Que no tendrá iniciativa.

Por supuesto, no podemos culpar al afectado. Si sus iniciativas han sido sistemáticamente destruidas. Solo podremos jugar a la lotería tratando de acertar la fecha en la cuál decidirá irse de la empresa.

Soluciones

Si lees estas líneas pensando en que te daré una fórmula para acabar con este mal, estás equivocado. Si sufres de este mal seguramente te sentirás identificado. Si lo causas, buscarás una justificación de tus acciones para salvaguardar tu cerebro (Disonancia cognitiva).

Ahora, si estás comenzando con un equipo y te preocupa caer en esto, entonces sí te dejo un checklist de cosas a tener en cuenta:

  • Es tu equipo, conócelo. Conoce sus limitaciones. Ayúdalo a mejorar.
  • Si lo contrataste es por algo. Si contrataste a ese junior que luego del primer día le asignas el proyecto de IA y esperas que en tres días más te programe la Skynet… Bueno, estás muy mal. Acepta los conocimientos de las personas a tu cargo. Entiende sus tiempos.
  • Escucha. Tu no lo sabes todo. Puedes tener mucha experiencia pero no eres infalible. Permite que se expresen.
  • Acompaña. Si solo ordenas solo obtendrás individuos obedientes.
  • No fomentes el individualismo. Algo que nos mal enseñaron desde otras culturas es que el individualismo premia. Esto es un sinsentido total. Solo sociópatas se sienten bien con esto. El trabajo en nuestro rubro no llega a nada si se hace individualmente.

Hay mucho más, por supuesto. Esto es solo una pequeña mirada a esas conductas que intoxican los lugares de trabajo.

Anuncios

2 comentarios on “Asesinos de equipos”

  1. Rubén dice:

    genial!!!

  2. Leandro Perea dice:

    Muy interesante


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.