Perdiendo el control

En todos los órdenes de la vida, en este caso en el de la administración de personas y sus comportamientos dentro de una compañía, llega un momento donde los responsables de gestionar a los individuos entran en pánico y comienzan a comportarse no de forma errática pero si de forma inversaa lo que se podría considerar tradicional en este gestor.

Este pánico está relacionado con la pérdida de control sobre sus subordinados. Pérdida aparente, ya que en la mayoría de los casos, el control es solo una sensación, lo que quiere decir que nunca se tuvo el control de nada.

Si entendemos que parte de la magia del ser humano es su comportamiento imprevisible ante diferentes estímulos, incluso, donde una tendencia o forma de comportamiento puede ocultar otras intenciones, en algunos casos, completamente opuestas a lo que demuestra en el exterior. Con esto queremos decir que podríamos obligar a todo nuestro personal a marcar el horario de entrada y salida laboral, castigando, por ejemplo, al que llegase con retraso. En conjunto, la masa se movería al unísono y todos, en apariencia, se someterían a esta condición, pero a nivel individual, muchos de estos individuos solo estarían actuando de esta forma por apariencia, esperando el menor descuido para realizar lo opuesto e incluso de forma potenciada.

El comportamiento natural de las personas hará que, antes del pánico, usando el ejemplo del horario, muchos ingresen a las instalaciones de la compañía antes del horario previamente pactado, otros muy cerca del horario, y otros un poco más tarde. En situaciones donde las reglas fluyen de forma natural, será común que aquel que llegase más tarde, por convicción o cumplimiento se retirará más tarde, y aquel que llegase más temprano se retirará más temprano, dejando que las cosas se auto contengan. Pero existirá un momento donde, por presiones, coincidencias o simple casualidad, el administrador considerará este comportamiento como erróneo, viendo, por supuesto, una sola de las partes de la situación, en este caso, la que va en contra de una regla blanda, convirtiendo esta en una ley dura. En dicho momento, el pánico se apoderará del administrador y tratará, a toda costa, de hacer cumplir esta ley, creyendo que así recuperará el control de la situación, y al mismo tiempo, creyendo, erróneamente claro está, que los problemas por los cuales está cursando su departamento, o toda la compañía se solucionarán en base a esta decisión.

Como decíamos antes, esto, en vez de solucionar algo simplemente hará que ese ecosistema en equilibrio pierda el balance; pérdida de equilibrio que implantará nuevos y verdaderos problemas.

Tengamos en cuenta que, si hablamos de empleados del conocimiento, estas personas se caracterizan por su capacidad intelectual, conocimientos y pensamiento lógico. Por tal motivo, cualquier imposición arbitraria, o que así sea considerada, ya sea por falta de pruebas que avalen esta imposición, o porque los hechos sobre pasan las justificaciones del cambio, provocará una reacción opuesta a la imposición, disparando el desequilibrio del ecosistema empresarial.

En resumen, el pánico administrativo es similar, en esencia, al efecto Pigmalión, ya que por medio de las presiones impuestas hacia los subordinados en busca de corregir un problema (inexistente) causará que estos problemas surjan, justificando así la aplicación de más medidas de control, degenerando la relación entre los superiores y sus subordinados, al punto en que, cuando estos administrativos no se encuentren cerca, los subordinados exagerarán sus actos que antes estaban en completo balance. Usando el ejemplo del horario, los subordinados optarán por llegar horas más tarde, o retirarse con muchísima mayor antelación, creando la justificación para la medida tomada por el desolado administrador y disparando una bola de nieve de leyes y castigos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s