Modificando la educación

Los modelos educativos, o la forma en cómo se enseña tiene una repercusión abrumadora en la forma en cómo una persona se desempeñará a lo largo de su vida. Si exponemos a un niño a una educación que no fomente la búsqueda crítica y la capacidad de discriminar lo válido de lo no válido, solo obtendremos una persona que acatará lo dicho sin emitir ningún juicio.

Esto sucede en el transcurso de nuestro aprendizaje dentro de los colegios y universidades, donde la palabra dicha por el profesor de turno debe ser acatada y respetada tal cual es dictada, no hay posibilidad de objeción. Luego, este pensamiento es replicado por el que lo ha sufrido y la bola sigue girando.

Esta forma de pensar se potencia con la postura autoritaria del que decide sobre el futuro del que estudia, o sea, el profesor que simplemente tiene entre sus manos el futuro del alumno, ya que de él depende si el mismo aprueba o no, si tendrá que volver a sufrir un período de estudio con este profesor, o simplemente será agraciado con una nota notablemente baja para pasar a la siguiente etapa.

Me ha tocado vivir este comportamiento en mis tiempos de carrera universitaria, donde el plantearle a un profesor su equivocación en determinados conceptos hacía que mi paso por su materia se transformase en una pelea titánica, con el solo objetivo de obtener la mínima nota posible para simplemente quitarme la materia de mis hombros y pasar a la siguiente. En psicología, extrañamente (No los esperaba en psicología) he encontrado algunos casos similares, aunque, para mi gratificación, casi sin consecuencias, por lo que podríamos decir que los egos siguen siendo heridos, pero se reparan más fácilmente.

De cualquier manera, y debido a estos pasos tortuosos durante la carrera de ingeniería de sistemas y algún que otro anterior a la universidad, y teniendo la posibilidad actualmente de dictar clases en universidades locales, como si tratase de modificar ese significante de Rodulfo, es que intento modificar un poco la forma en cómo se enseña, aunque sea en las materias que tengo a cargo.

Digo aunque sea en las materias que dicto debido a que constantemente veo un claro impedimento por parte de otros profesores a modificar este círculo vicioso del que comentaba más arriba. Por un lado, emitiendo quejidos sobre el comportamiento de los “adolescentes actuales“, de sus prácticas, de la poca atención que ponen en clase, del chatear en plena clase, del usar pantalones cortos (Hace 60 años los púberes estaban obligados a usarlos para ir a clases), tatuajes, aros, y una larga catarata de negaciones sobre su propia capacidad (La del docente) de adaptarse al mundo adolescente actual; mundo de las computadoras en casa, celulares con acceso a todo, flujo de información constante y en cantidades obscenas, y más.

Por lo tanto, tenemos a un profesor que viene educado desde el modelo de no pensar críticamente, sabiendo enseñar de una única forma (La misma con la que le enseñaron), poco adaptado a las formas actuales, y con un modelo pre establecido de educación (Modelo enlatado), lo que hace que sea imposible compatibilizar estos dos polos, los cuales se alejan cada vez más.

En todo caso, aún hay ideas nuevas para atacar este tipo de problemas, claro, ideas para el que quiera escucharlas, como la que escuché hace poco en un video del TED sobre la posibilidad de utilizar el concepto detrás de los videojuegos tipo MORPG en la enseñanza. En pocas palabras, la idea es intentar generar el interés de los alumnos en los temas a base de recompensas, pero estas recompensas trascienden las estrellitas brillantes pegadas en una pared si no que intentan darle un objetivo paralelo al de simplemente aprender, tratando de que detrás de cada acción exista una cuota de incertidumbre sobre que obtendrá como recompensa y al mismo tiempo sabiendo, el alumno, cuales son las reglas reales para poder conseguir el objetivo final, que es, tanto aprobar una materia como obtener conocimientos.

Teniendo todo esto en mente, este año trataré de aplicar este modelo y ver los resultados, capturando la mayor cantidad de información para poder compararla con las formas tradicionales de enseñanza y así poder tener un mejor panorama de que técnicas pueden mejorar eso que intentamos hacer cuando nos plantamos como profesores.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s