Las mejores herramientas

Hace un tiempo atrás leía a Henric-Coll y su propuesta de Factal Teams, que en resumen intenta modificar el modelo de gestión tradicional, o tradicionalista, orientado a las viejas líneas de producción y gerenciamiento clásico, vamos, el clásico Command & Control, proponiendo de alguna forma una visión más humanista, dedicada a las personas, que curiosamente se parece más al manifiesto ágil y sus principios. Más allá de que de principio a fin, lo que él dice tiene mucho valor, me acordaba de algunas partes especiales, como la

Cuanto más complicados parecen los cálculos y más cifras detrás de la coma tienen los resultados: ¡más fiables! Para algunos, es casi dogma de fe.

Y es que esta fe dogmática se suele transportar a casi todo. Al parecer mientras más complejo es algo es porque debe ser mucho mejor que eso otro que es simple (Pero no simplista).

Aquí quería traer a la memoria de todos los que suelen leer estas líneas uno de los elementos utilizados en Scrum que suele ser menospreciado justamente por su simpleza. Esta herramienta es el tablero de control clásico para hacer el seguimiento de lo que se está haciendo durante un sprint. Este tablero, al momento de plantear su uso, suele recibir miradas de desconfianza, cientos de peros, y casi risas incrédulas que terminan siendo apuntadas a la persona que propone su uso. Estas miradas parece que dijeran algo como: – ¿Vamos, hombre, cómo puedes plantearnos usar un manojo de papeles de colores para manejar algo tan serio como el producto de nuestra empresa?

Por otra parte, una herramienta de software con costos de licenciamiento por usuario absurdos solo son evaluadas por el costo (Si podemos pagarlo o no) pero no por su utilidad, justamente asumiendo que, si tiene fórmulas complejas y cuesta tanto, entonces debería ser perfecta. Al mismo tiempo se suelen encontrar atributos de valor que justifiquen su precio, ya que comprarla duele, y por lo tanto es necesario creer que no es tan dolorosa como lo estamos sintiendo. Entonces, encontraremos comentarios como: – La interfaz es genial. – Esto aumentará la producción, de eso no hay duda. – Otras empresas usan el mismo producto, por lo tanto debe ser bueno (Ya que ellos están mejor que nosotros, ¿O no?)

En todo caso, todo esto no es más que una construcción mental en la cual podemos caer fácilmente para justificarnos en nuestras decisiones pero que no representa la más lógica ni la más certera, aunque creamos que es así. Por lo tanto, es importante no dejarnos engatusar por nuestro cerebro al momento de elegir que herramienta elegir para llevar adelante la gestión del proceso productivo del software ya que en definitiva, las herramientas no hacen el software sino que son las personas las que lo producen.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s